Revista independiente fundada en 1951

Decana de la prensa española de pensamiento y cultura

Compre el útlimo ejemplar        Suscríbase


Nota


Queridos amigos de El Ciervo:

Aquí seguimos, con el mismo ánimo de siempre. Si hemos estado 70 años, ¡setenta!, al pie de la letra no vamos a rendirnos ahora por más que ataque la pandemia. Hemos tenido que aplazar, de momento sine die, el primero de los actos de celebración de nuestro 70 aniversario, la presentación en Barcelona del documental sobre el Servicio Universitario del Trabajo La transición silenciada, que habíamos programado para el 23 de marzo. Pero esto no es nada. Del mismo modo que lo encontramos en nuestros hogares para sobrellevar el confinamiento, encontraremos espacio en el calendario, es decir tiempo, para irnos acomodando y no atropellarnos en los próximos meses.

Aquí seguimos tratando de conservar la salud, el ánimo y el buen humor. La fe, que tantas veces vacila, y la esperanza, que nunca se pierde. Mandamos un gran abrazo a todos, especialmente a los que sufren el contagio en su propia piel o en la de sus familiares, amigos y conocidos. Y un fuerte aplauso a los que se desviven para que vivan los demás en una hermosa lección de solidaridad y compromiso que ojalá aprendamos todos.

Desde los 70 años de El Ciervo una cosa podemos asegurar: pasará el mal tiempo porque el tiempo, también el bueno, siempre pasa. Se trata solo de no perderlo y, a poder ser, ganarlo. Vamos a seguir haciéndolo todos juntos, aunque sea guardando dos metros de distancia y, como se dice, cada uno en su casa y Dios, y los desinfectantes, en la de todos.

Jaume Boix
Director

Acceda a los últimos números gratuitamente


Destacamos



El poder de las palabras
Nicolás Sartorius

El Ciervo


A lo largo de una dilatada actividad política he ido comprendiendo mejor algunas cuestiones referentes al uso del lenguaje, sus efectos y su relación con el poder. La primera fue que, en política, las palabras son “hechos”, tienen su propia densidad “física” y, en consecuencia, supone una simplificación contraponer las palabras a los hechos, por ejemplo, cuando se dice “a mí lo que me...

Leer más

Que no nos quiten la palabra
Jaume Boix

El Ciervo


El lenguaje tiene poder no solo porque sirve para comunicarnos sino porque, si es que lo hacemos, con él pensamos. Las palabras son unidades básicas del lenguaje, ladrillos con que levantamos las ideas que rigen nuestra forma de obrar, incluso de ser, y nos permiten relacionarnos, comunicarlas. Cierto es que a menudo decimos antes de pensar, y no pocas veces lo lamentamos, cosa que demuestra la...

Leer más

Un cumpleaños feliz del SUT y ‘El Ciervo’


Para la Asociación de Amigos del SUT (Servicio Universitario del Trabajo, 1950-1969), es una gran satisfacción aceptar la invitación que nos hace la revista El Ciervo para compartir este prestigioso e histórico espacio de cultura y pensamiento, y celebrar conjuntamente los 70 años de la creación de ambas instituciones: el SUT y la revista El Ciervo. Quisiéramos comentar la curiosa...

Leer más



Muy proactivos y más resilientes
Daniel Gamper Sachse

El Ciervo


No se me ocurrían palabras sintomáticas del presente, hasta que el amigo filósofo, Javier F. Catalán, me indicó el lugar en el que se hospedan, transmiten y contagian las palabras del poder, los hashtags con que las empresas “líderes en su sector” clasifican en LinkedIn lo que esperan de los trabajadores. Proactivo. Se buscan personas proactivas. ¿Por qué no simplemente activas? Pues...

Leer más

Voluntad política en el antropoceno
Manuel Arias Maldonado

El Ciervo


Plurinacionalidad. Concepto que emerge en el marco del debate político español acerca de las tensiones territoriales entre España y Cataluña. Para sus defensores, designa una suerte de federalismo avanzado donde varias naciones conviven dentro de un mismo Estado. Sin embargo, la palabra sirve también para encubrir reivindicaciones confederales e incluso el...

Leer más

Conciencia de compromiso político y social
Cristina Almeida Castro


Llegué en septiembre de 1961 a la Complutense de Madrid, después de estar trece años en un colegio religioso, el Santo Ángel de la Guarda, en Badajoz, hasta el año 1956, y en Madrid hasta junio de 1961. Gracias a la voluntad de mi madre, a la que sus hermanos no la dejaron estudiar, por ser mujer, mis tres hermanas y yo sí pudimos ser universitarias. Pero ni siquiera...

Leer más

Últimos números