Blog  

Categoría de las publicaciones / Martín Sacristán

Durante siglos, en la parte baja de las casas europeas, se alimentaron cerdos para de forma regular matarlos y comérselos. Convivíamos con su olor, suciedad e insectos en el piso inferior de la casa. Después de verlos nacer, crecer y reproducirse acudíamos a una orgía de muerte, sangre y vísceras disfrutada en familia. Tanto se aprovechaba todo, que los niños inflaban la vejiga urinaria haciendo el equivalente de un globo actual. A diferencia de ellos, hoy a niños y mayores nos asquearía la visión directa de una matanza. En el mostrador de la carne todo es absolutamente pulcro y los cerdos, visiones de fotografía o dibujos en el envase para distinguir de qué animal es cada pieza. Pero nosotros, los modernos, seguimos alimentando cerdos. Leer más
Mosca pequeña / tu juego de verano / mi mano inconsciente / borró de la existencia. / De este modo comienza William Blake su poema La mosca, una sencilla pero profunda reflexión sobre el sentido de la existencia. Y prueba literaria de que hasta las cosas más banales pueden despertar en nosotros pensamientos profundos. Como Blake, pero traducido a nuestro tiempo, tuvimos al principio del verano el zumbido de las moscas molestándonos desde internet. Organizaciones, figuras de prestigio y ciudadanos anónimos elevaban sus protestas contra la nueva directiva de la Unión Europea destinada a regular los derechos de propiedad intelectual, también en internet. Debido a ella no existirían más los memes, y la Wikipedia tendría que cerrar, advertían. Los eurodiputados contestaron mal y tarde, explicando a toda prisa que no se trataba de censurar la difusión de ideas intelectuales, sino de pagar a sus autores por la creación de las mismas. Leer más
Si hay una escena común al cine de mafiosos es el malo entrando con la automática en el garito y dándole al gatillo. De todas sus balas perdidas las más certeras solían abatir al pianista, obligado a tocar en un estrado elevado y por tanto blanco fácil. Iba a ser el único momento de la noche en que envidiaría a esos ágiles y cobardes clientes, que pueden tirarse bajo las mesas para salvar la vida. Pero en fin, no había estado mal ser la estrella, alma del local, un poco reconocida y regularmente pagada. Leer más
Dijo Platón en su República, hace dos mil cuatrocientos años, que las democracias terminaban por colapsar en tiranías. En su pensamiento aristocrático, que hoy llamaríamos elitista, el filósofo atribuía el problema a haber dado el voto a las masas, siempre fácil presa de las promesas de esos que deseaban ser sus opresores. Leer más