Blog  

Categoría de las publicaciones / Soledad Gomis

389
20-08-2018
Hoy no puedo escribir de otra cosa: 17A, la fecha más trágica de la Barcelona de este siglo. De hace un año quedó, si tratamos de centrarnos en lo constructivo, la ayuda de tantas personas anónimas y una imagen: el padre del pequeño Xavi, que murió con tres años, abrazado al imán de Rubí, su ciudad . "Necesitaba abrazar a un musulmán", dijo entonces. La hija de otra víctima, Ian Moore Wilson, canadiense, tuvo la generosidad de mandar una carta a los periódicos agradeciendo la ayuda recibida: de transeúntes, de quienes fueron a visitar a su madre herida en el hospital, de la funeraria, y un largo etcétera. Ella, Fiona, ha vuelto unos días antes del aniversario: "quienes perpetraron este atentado, han fracasado. Ellos querían dar un mensaje de odio y destrucción y nosotros estamos aquí otra vez. " Leer más
Las mujeres tenemos miedo. Miedo de los hombres. De que puedan acecharnos en cualquier momento y lugar. Por eso, las deportistas buscan espacios con gente para ir a correr. De noche, caminamos alejadas de los portales, para que nadie nos empuje dentro de uno. O vamos en dirección contraria a los coches, para que no puedan hacernos subir a la fuerza. Sacamos la llave 100 metros antes, para no entretenernos en la puerta de nuestro edifico. O llevamos el móvil en la mano, para no parecer tan aisladas. En los taxis, algunas veces vamos tensas, según el conductor y la ruta que elija. Si en la portería se entretiene alguien, bajamos en otro piso, para que no quede claro dónde vamos. Muchas no se atreven a andar por el monte solas. Ahora suele ser automático, pero, en el coche, nos aseguramos de que quede cerrado a la que tomamos asiento. Hablando de coches, a ninguna le gusta estar en un parking sin vigilancia en horas de poco trajín. Y siempre, siempre, nos ponemos en guardia si oímos pasos detrás nuestro. Leer más
En apenas tres días, han aparecido en medios y redes sociales algunas noticias claramente positivas. Envueltos como estamos en polémicas, juicios, apariciones y desapariciones, tensiones políticas, paro, injusticias, etc., el eco que han tenido ha sido limitado. Lo positivo no rinde, tal vez porque no es patrimonio único de nadie, ni de un solo gobierno, partido o entidad. Menos si algunos datos son internacionales. Leer más
94
24-10-2017
Ansiedad, angustia, insomnio, depresión, estrés, hipertensión… son las consecuencias de la situación que los catalanes estamos sufriendo las últimas semanas. Llevamos desde septiembre –o incluso desde mediados de agosto, con los atentados yihadistas– padeciendo momentos históricos. Primero fueron las tensiones entre nosotros: las bajas de los grupos de whatsapp; los recelos entre compañeros de trabajo… Luego vinieron las divergencias familiares, las discusiones entre amigos. Me decía un chef el otro día que han vivido cenas muy tensas y que el ánimo celebrativo de los clientes ha bajado tremendamente. Las librerías venden un 30 por ciento menos; los teatros estrenan sin alegrías y los cines pierden también espectadores. No estamos para nada. En algunas farmacias han terminado sus reservas de valerianas y melatoninas para calmar los nervios sin receta. Hay esperas para visitar al médico de cabecera, al psicólogo, al pisquiatra. Los pacientes piden ansiolíticos, somníferos, y algunos, la baja. Leer más
La limpieza. Las calles están impecables: sin colillas, sin papeles. Comentan las gentes de Varsovia que tienen una alcaldesa y que hace repasar las aceras tres veces al día. Es posible, pero la pulcritud llega a todas las ciudades e incluso a todos los lavabos del país, sean de restaurante o de gasolinera. Leer más