Racionalidad, ironía y reflexión

La presencia de El Ciervo en el espacio periodístico del país ha aportado un cierto criterio propio en las cuestiones más diversas de la actualidad y en la evolución del pensamiento. Durante 65 años ha reflexionado con profundidad e ironía sobre todos los temas desde una visión plural y distinta. Me ha interesado su visión crítica desde el compromiso de un cristianismo abierto y crítico. He visto en El Ciervo el estilo y el talante de Lorenzo Gomis y Roser Bofill, fundadores e impulsores de la revista, que sigue su curso en tiempos de cambios y transformaciones como los actuales. Es una publicación que ha hablado desde sus silencios y desde sus pronunciamientos categóricos al margen de las autoridades de cualquier procedencia. Ha influido sin imponer nada sino desde la reflexión tranquila de quien observa la realidad con criterios racionales y amables.

Lluís Foix

Una resistencia moral

Siempre ha despertado mi admiración la capacidad de resistencia de El Ciervo a lo largo de los años. Hubo revistas que se detuvieron (o fueron detenidas) a mitad de su camino por el franquismo; otras no sobrevivieron a la Transición; pocas, muy pocas de las nacidas a mitad del siglo xx, lograron adaptar su paso a la democracia y a los nuevos tiempos.

El Ciervo, con notable facilidad, lo ha conseguido plenamente. ¿Por qué? Pues por una razón que la conecta con su origen mismo: fue una revista democrática desde el primer día, apostó por los valores que una “sociedad abierta” debe siempre defender: pluralidad, tolerancia, mesura, espíritu crítico, sentido del progreso, equilibrio… Y no ha sido ella, sino nuestra historia de estos últimos años, la que ha cambiado.

La revista El Ciervo, pese a la modestia de medios con que ha salido adelante, sobria y austera como la única manera de poder mantenerse, ha sido siempre un referente –sin el menor asomo de dogmatismo– para todos aquellos que “tenían oídos para oír” y que comprendían que es necesaria una luz, una esperanza, en el oscurecido cielo de nuestra condición humana.

Alejandro Duque Amusco

Número 765

Septiembre/​Octubre 2017

>Suscribirse a El Ciervo

>Pedir este número

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad