Número 617618

Número 617618

Agosto-​septiembre 2002

Ver sumario

No hago nada sin alegría

Enrique Vila-​Matas
Escritor
Procuro seguir una sabia y memorable consigna de Montaigne: «No hago nada sin alegría». No siempre lo consigo, por supuesto.

Los negros del Brasil

George Bush recibió el año pasado a su colega brasileño, Fernando Henrique Cardoso, en la Casa Blanca. La charla era animada. Asistía también a la reunión la consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice. ¿De qué debían conversar esos dos presidentes en una reunión informal?

Preparar la Paz

Los obispos vascos
Nuestra sociedad anhela la paz y sufre por no tenerla. La Iglesia comparte tal anhelo y sufrimiento y los expresa en la oración continua por la paz y en el trabajo diario por prepararla.

Fútbol global

La globalización tiene hoy diversidad de modelos y pautas. El fútbol, por ejemplo. Cada jugador busca en el mercado mundial el club que le conviene más a sus intereses.

Muy de tarde en tarde

Javier Tomeo
Escritor
Algunas veces me siento alegre, pero sólo muy de tarde en tarde …

Mi biblioteca oriental

Enrique Miret Magdalena
Yo tengo una mezcla de pesimismo lúcido y de optimismo razonable. Ambas cosas son necesarias para andar por la vida. Ni todo es tan malo como pensamos en los malos momentos, ni tan bueno como lo vivimos en los momentos positivos que de vez en cuando nos ocurren. Aprendí hace muchos años de un pensador neo-​marxista, el francés Henri Lefebvre, que debemos tener un ideal sin idealismo para ser realistas, pero siempre con una meta hacia delante. El ser humano es el único animal que, aunque pone los pies sobre la tierra, tiene metas de largo alcance para diferenciarse de los que carecen de ese suplemento de alma, que es tan necesario hoy para dominar la invasión de la técnica, y hacer que nos ayude a humanizarnos. Y ahí está mi afición a la filosofía de la vida que se desarrolló en la mejor época de Oriente, y que mucho me ha ayudado a vivir satisfactoriamente. Soy así religioso de raíz cristiana, pero con grandes reservas con las religiones que nos dominan demasiado.

A partir de Spinoza

Álvaro Pombo
Escritor
Voy a limitarme a comentar, para este número de El Ciervo, y en respuesta a vuestra pregunta acerca de la alegría, un texto de la Ética de Spinoza que trata de este asunto.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad