Número 683

Número 683

Febrero 2008

Ver sumario

Dar es de acomplejados

Joan Guasp
Dar propina es de acomplejados. Muy a menudo doy propina, pero admito que lo mío es de confusión permanente.

Mi biblioteca de libros a los que me gusta volver

Pablo García Casado
Estos son libros a los que vuelvo. Son aquellos que en algún momento marcaron mi manera de escribir, y que aún hoy me ofrecen orientación, seguridad y aliento para seguir adelante. Son como amigos a los que llamo por teléfono.

La hondura de Chéjov

Enrique Moreno Castillo
Estamos en una modesta hacienda administrada por Vania, soltero de mediana edad, y por su sobrina Sonia. Con ellos vive la madre de Vania, una anciana un tanto estrafalaria que se pasa la vida leyendo folletos y opúsculos sobre temas sociales.

Contra la democracia

Carlos Jiménez Villarejo
La constante ofensiva de la jerarquía católica más conservadora contra los avances democráticos, concretados en el reconocimiento de derechos civiles, constituye un ataque directo contra la Constitución.

Se aceptan propinas

Luis Fernández Zaurín
Cuando era más jovencito y vendía helados en el Camp Nou (queda mal decirlo pero de niño yo era algo así como el Maradona de la heladería ambulante), me daban poquísimas propinas y lo entendía.

Tengo breves ataques de generosidad

Andrés González Castro
En el año 99 estuve trabajando un par de meses de camarero en Londres, en un restaurante vagamente francés especializado en vinos de la ribera del Loira.

La polaca se enfada

Lola Mayo
Estas han sido mis tres últimas propinas: A Juan, el dueño de El Sur, un bar junto a la Filmoteca de Madrid.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad