Número 723

Número 723

Junio 2011

Ver sumario

La invisible mano de Lorenzo Gomis

Alejandro Duque Amusco
Fue en su pequeño despacho de la revista El Ciervo donde me recibió Lorenzo Gomis por primera vez. Corría enero de 1975. No lo había visto antes nunca, y lo que me llamó la atención de su persona fue su barba recortada y discreta, que subrayaba su mentón y le daba un aire extraño a lobo de mar. Pero no se parecía en nada aquel sencillo despacho al puente de mando de ningún navío, y mar, si había, era un mar de papel: los rimeros de libros y pruebas de imprenta que inundaban casi por completo su mesa. Allí no había más aventura que la del espíritu.

Sesenta años no es nada

J. A. González Casanova
Los hermanos Gomis, cada vez que evocaban la fundación de El Ciervo, insistían en que al grupito de jóvenes amigos iniciadores de la revista ni se les pasó por las mientes la posibilidad de que llegara a cumplir 25, 40, 50, ¡60! años de existencia. Sin embargo, tales efemérides se fueron cumpliendo y cada uno de los aniversarios citados se celebró, con gratitud, memoria antológica y compromiso de futuro, en el correspondiente número extraordinario.

Unas etapas más movidas que otras

Josep Maria Margenat
La segunda posguerra mundial había entrado en su etapa de “guerra fría” y faltaban años para que acabase la posguerra española. En una fecha improbable, 30 de junio de 1951, apareció El Ciervo.

PATRIOTISMO

Cómo construir comunidades

David Jou
Podemos considerar el patriotismo como una actitud de responsabilidad y compromiso en la mejora de las condiciones de vida en un territorio concreto, definido aproximadamente por una historia y por una voluntad de futuro. En ese sentido, el patriotismo requiere optimismo y capacidad crítica, ilusión y lucidez, generosidad y perseverancia, y es, por ello, una fuente poderosa de energía moral.

Proyectos a corto plazo

Ignacio Bosque
pero sienta mucho peor cambiar de primer dígito. Se ha dicho muchas veces que las aptitudes físicas que uno va perdiendo se van compensando con la capacidad de discernimiento y de comprensión que se gana conforme se van cumpliendo años. Yo añadiría que a los 60 te das cuenta de que sabes identificar bastante bien las cosas que no entiendes. Cuando tienes 25, no solo no comprendes nada, sino que crees que lo comprendes todo, que es mucho peor.

Mejor contar por decenios

Luis Suñén
Al cumplir 60 años, de momento, no se siente nada de particular. Ya veremos cómo va la cosa según pase el decenio. Yo voy contando así, por decenios, a partir de los 30, que es cuando vi que esto no iba de broma. El de los 40 fue el decisivo, el que me hizo conocerme mejor. Los 50 han pasado como un silbo y han sido muchas cosas juntas. Y este año está siendo tan intenso en mi vida, que lo de mis 60 no es nada.

Uno cada día

Antonio Plasencia Monleon
Sobre todo no lo leáis con prisa. No tengáis ganas de llegar pronto al final del libro, aunque cada uno de los editoriales os deje admirados y os dé ganas de pasar al siguiente. Leedlos con calma. Apreciad el contenido de cada uno. Esto es lo que, al menos yo, estoy haciendo: cada día uno o dos editoriales, pero no más. Me parece que así puedo valorar mejor cuanto decían y nos dicen.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad