Jaume Boix Angelats, nuevo director de El Ciervo

La junta de accionistas de la revista de pensamiento y cultura El Ciervo aprobó en mayo el nombramiento de Jaume Boix Angelats como nuevo director de la publicación, «cuyas aptitudes, preparación y experiencia lo convierten en idóneo para el desarrollo de esta función», dice el acta. La junta hace constar además su agradecimiento al director saliente, Jordi Pérez Colomé, resalta «su valiosa y acertada labor» y le desea «éxito en su nueva etapa profesional».

Jaume Boix Angelats (Banyoles, Girona, 1952) lleva más de 40 años en la profesión periodística y fue en El Ciervo donde empezó. Entró en 1973 y vivió con Lorenzo Gomis y Rosario Bofill, fundadores de la revista, sus años de aprendizaje, no solo del oficio de escribir, asegura, sino también «el de vivir de él tratando de hacerlo con dignidad».

Fue director del Diario de Barcelona. Trabajó en diversos periódicos, como Catalunya Exprés, El Correo Catalán, El Periódico y El País. Ha dirigido documentales televisivos sobre Picasso y Pau Casals, la serie Reportero de la historia (TVE) y un espacio que, dice, «no vio casi nadie pero de cuyo título nunca quiero olvidarme porque era todo un programa: Diálogos para los pueblos de España (La 2, 2011)». Es también coautor de libros de diverso género periodístico: El deporte del poder (biografía de J.A. Samaranch, con Arcadi Espada), Barcelona 92, el vol de la fletxa (crónica, varios autores) y Por los adentros (reportaje con su hermano Salvador Boix). Como autor teatral ha escrito ficciones, que tal vez no lo sean tanto: «El periodismo, por desgracia, muchas veces da mentiras disfrazadas de verdad; el teatro es la verdad disfrazada de mentira», afirma. Su última obra teatral, Molière la baila (2014) ha sido estrenada en los festivales Temporada Alta de Girona y Málaga.

«Vuelvo a casa», apunta Jaume Boix. «A veces de lejos, a veces más de cerca, nunca dejé de sentir El Ciervo como algo no propio pero sí compartido. Creo que es el mismo sentimiento familiar de todos los que lo hacemos: suscriptores, amigos, accionistas, colaboradores, redactores, lectores, anunciantes. En sus 64 años de vida, El Ciervo ha sido escuela de democracia, de pensamiento, de pluralismo, de expresión libre y bienhumorada de las ideas, de reflexión, de respeto, de crítica sosegada, de encuentro con uno mismo y con los demás, de apertura al mundo exterior e interior, de sencillez, de cultura, de periodismo. Los que tenemos la suerte de participar de esta bella modesta aventura del espíritu estamos dispuestos a seguir en ella por muchos años, convencidos, además, de que los tiempos actuales requieren caminos, puentes, canales y hasta puertos que faciliten el intercambio, el diálogo y el entendimiento. Hacen mucha falta. Parece que más que nunca; es decir, como siempre».

Barcelona, junio 2015

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad