Al final del paisaje

Alicia Aza es una poeta singular, que suele sorprender a sus lectores con la aportación de novedad en el decir. Los temas pueden ser recurrentes, no el modo de expresarlos a través de la escritura. Presente el lirismo, la sugerencia, la ambigüedad, características de la buena poesía. La creatividad está presente en cada expresión como eslabones anillados para relatar algo nuevo (“quedarse sola es tomar conciencia de tu esencia; no sé quién soy, sí cómo soy”). A veces, juega con las palabras para mantener alerta al lector, no para desorientar.

Los objetos son portadores de mensajes que la poeta pro- picia impulsando su propio monólogo. No olvidemos algo tan vivo como la infancia, que nos acompañará a través de la memoria. En este libro el amor es hilo conductor y añorante de un tiempo ido que Alicia Aza ha sabido entretejer con otros mundos. Los poemas dicen de vida, de la naturaleza y de todo cuanto al ser humano concierne, haciendo de Al final del paisaje un libro difícil de olvidar.

Por Dionisia García

Compartir
Premio Enrique Ferrán