La casa eterna

Si uno se pregunta cómo fue posible aquello, en este libro encontrará las mejores y más crudas respuestas. Aquello son los setenta años de imperio de la Unión Soviética, el atroz experimento humano impuesto por una secta de iluminados que se levantaron contra la miseria brutal de la Rusia zarista y acabaron devorándose ellos mismos. La colosal casa del Gobierno construida frente al Kremlin para albergar a los dirigentes de la Revolución es el escenario que el profesor de Berkeley Yuri Slezkine elige para hacer desfilar la convulsa historia de la URSS. Este libro impresionante es un minucioso relato, perturbador para los que en algún momento creyeron en la bondad de la utopía comunista, documentadísimo hasta los más íntimos detalles de las vidas de personajes que nos eran más conocidos por su nombre que por sus obras. “Esta es una obra histórica. Cualquier parecido con personajes ficticios, vivos o muertos, es pura coincidencia”, advierte el autor al principio. Hace bien: la realidad desguaza y desarma las ficciones.

Por Jaume Boix

Compartir
Premio Enrique Ferrán