La madona del futuro


Artículo publicado en el n.º788 (Jul-Ago 2021)

El arte, y en especial la pintura, han tenido una relevancia fundamental en la obra narrativa de Henry James. Novelas como La musa trágica, o relatos como los que presenta la editorial Cátedra, son buen ejemplo de ello. Así lo señala el propio James: “es el arte lo que crea vida, lo que da interés, importancia (…) y no conozco ningún otro sustituto de la fuerza y la belleza de ese proceso”. A lo largo de su vida mantuvo relación con pintores, mecenas y galeristas. John Singer Sargent, Frank Duveneck o Lilla Cabot Perry inspiraron parte de su obra. James vio en la aptitud artística de todos ellos el intento de que el arte pudiera “florecer, libre tanto de las presiones y disturbios de la sociedad como de las preocupaciones que asaltan la mente del artista”. Se reúnen en este volumen La madona del futuro, El mentiroso, Lo auténtico, La pátina del tiempo y El Holbein de Beldonald. En 2017 se inauguró en Boston la gran exposición Henry James and American Painting.

Por Eduardo Suárez Fernández-Miranda.

Compartir
Premio Enrique Ferrán